Día de la Tierra: estudiantes de una escuela de Chascomús crearon un sistema con robótica y programación para sanear el agua de la laguna

0
14
Laguna de Chascomús
Laguna de Chascomús

Hoy es el día de la tierra, destinado a tomar conciencia sobre la necesidad de proteger al planeta de la contaminación y la sobreexplotación de los recursos naturales. En este sentido, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el 80% de las aguas residuales se vierten en vías fluviales sin un tratamiento adecuado. Asimismo, el mundo perdió el 70% de sus zonas húmedas naturales en el último siglo.

Con estos datos, desde la Escuela Normal Profesor Manuel José Almada de Chascomús, estudiantes de 15 y 17 años junto a su profesora de química, desarrollaron un sistema con robótica y programación para sanear las aguas de la laguna de la ciudad.

Adriana Maurente, profesora de química, junto a un grupo de jóvenes, entre ellos Florencia Cerquetti, Jaqueline Acosta, Valentina Torrado y Julia Rocca, formaron equipo con dos escuelas de México (una de Veracruz y otra de El Tajín). A través de encuentros virtuales mediante la plataforma Teams, en 6 meses, crearon un proyecto interdisciplinario basado en programación, robótica, química y ciencias del agua para sanear las aguas de la laguna.

El proyecto fue reconocido por Microsoft Latinoamérica. Desde la compañía, han invitado a Maurente a ser parte de la comunidad global de educadores, con acceso a mentorías y asesoramiento para este tipo de iniciativas.

“La problemática que encontramos en la laguna de Chascomús, después de un análisis detallado, es que tiene contaminación difusa, es decir, no es algo puntual sino distintos factores como afluentes cloacales, contaminación por agrotóxicos, basura urbana, etc., que hacen que el agua tenga altos contenidos de nitrógeno y fósforo, por ejemplo. Nuestra laguna se utiliza para fines recreativos y turísticos, es emblemática como zona de pesca y eventos deportivos. El cuidado de nuestro espejo de agua es una preocupación que siempre tratamos en nuestras clases de Química”, señaló a Infobae Maurente.

Estudiantes de Chascomús aplican robótica al tratamiento de la contaminación del agua
Estudiantes de 15 y 17 años diseñaron un barco con materiales reciclables programado con placas de Arduino para sanear las aguas de la laguna de Chascomús

Los espejos de agua ubicados en Chascomús, Argentina, y en El Tajín y Veracruz, México, comparten una composición fisicoquímica similar y varios problemas de contaminación en común. Los estudiantes encontraron una solución biotecnológica para sanear las aguas a través de un tratamiento llamado fitorremediación que utiliza plantas nativas no invasivas.

Para eso, seleccionaron la especie denominada Thypa sp, más conocida como totoras, una planta que purifica las aguas contaminadas porque absorbe las impurezas y la deja limpia. Para la laguna de Chascomús, los estudiantes diseñaron un barco con materiales reciclables programado con placas de Arduino (es decir, una microcontroladora de código abierto, hardware que se puede programar).

“A través de los sensores colocados en la placa podemos conocer en tiempo real datos como humedad, temperatura, profundidad y pH. Esta información va a una base de datos en la que comparamos distintos parámetros entre las lagunas de Chascomús y Veracruz en donde también se realiza fitorremediación”, explicó la profesora.

Estudiantes de Chascomús aplican robótica al tratamiento de la contaminación del agua
Estudiantes de Chascomús aplican robótica al tratamiento de la contaminación del agua en la laguna

En 6 meses la planta alcanzará el crecimiento óptimo y habrá retirado excesos de compuestos químicos no deseados, dejándolos en un estado que no es nocivo o toxico. Además, la planta puede ser utilizada con fines ornamentales. “También utilizamos programas de realidad aumentada como CoSpace y Minecraft Education para hacer las simulaciones del proyecto”, explica la profesora.

El proyecto tiene una app creada con PowerApps, una plataforma que permite diseñar soluciones específicas sin saber lenguaje de código ni programación. Allí pudieron visualizar y sincronizar los distintos proyectos y verificar si las condiciones ambientales permiten a los estudiantes implementar la fitorremediación en sus respectivas áreas.

Debido a las medidas de aislamiento, el proyecto comenzó desde la virtualidad. Sin embargo, durante el verano, los estudiantes se encontraron en la laguna y llevaron a la práctica el trabajo de varios meses. Hoy, el distrito de Chascomús se encuentra en Fase 3 por lo que aún continúan las clases presenciales.

“Esto nos permite volver a presentar el proyecto con nuevos alumnos y nuevas estrategias. Este año planeamos sumar energías renovables como la energía solar para el nuevo barco y muchísimos cambios que surgen de la iniciativa de nuestros estudiantes”, finalizó la profesora.

SEGUIR LEYENDO:

El 75% de la minería de Bitcoin se realiza en China y podría convertirse en un problema para el medio ambiente