Zorba, el griego: el personaje más famoso que Grecia tuvo en el cine lo interpretó un mexicano

0
39

Otra ronda (Druk, 2020) la última película ganadora del Oscar a mejor film extranjero tiene un espectacular baile final. Los cinéfilos no pudimos evitar ver en esa catarsis los ecos de uno de los bailes más recordados de la historia, el que aparecía al final de Zorba, el griego (1964). En esa memorable escena Anthony Quinn y Alan Bates bailaban en la playa una de las danzas que para todo el mundo hoy es sinónimo de Grecia, al menos en el cine. También la hemos visto evocada en la película Cenizas del paraíso (1997) donde Héctor Alterio bailaba junto a sus hijos este baile conocido como Sirtaki. Pero contrario a lo que muchos creen, la danza no es tradicional, sino que fue creada por Giorgos Provias para la película. La música de Mikis Theodorakis fue el toque maestro final que volvió a todo el conjunto inmortal. Se inspira en otras danzas, pero no existía un baile igual en Grecia hasta que se estrenó la película.

Zorba, el griego no es estrictamente una película griega pero tampoco es un film completamente de Hollywood. Es una coproducción entre Grecia y los Estados Unidos, dirigida por Michael Cacoyannis, basada en el libro “Vida y aventuras de Alexis Zorbas”) del escritor griego Nikos Kazantzakis, publicada en 1946. Está distribuida por 20th Century Fox y producida por Michael Cacoyannis y Anthony Quinn, el protagonista del film. La mezcla de culturas es tal vez el secreto de su éxito. Tiene los ingredientes de Hollywood y al mismo tiempo un aspecto auténticamente griego.

La película sigue a Basil (Alan Bates) un escritor británico-griego criado en el Reino Unido que llega a un puerto en Atenas para tomar un barco a Creta. En medio de la lluvia, aparece Zorba (Anthony Quinn) un primitivo y simpático campesino, un buscavidas que también es músico. Basil explica a Zorba que se dirige a una aldea rural, donde su padre es dueño de unas tierras, con la intención de reabrir una mina abandonada. Zorba convence a Basil de ir juntos, prometiéndole ayuda para su proyecto y ser su conexión con los lugareños. La película está filmada en locaciones reales y los propios habitantes fueron extras o interpretaron roles secundarios, lo que le da una gran autenticidad al conjunto.

Zorba el Griego
Anthony Quinn en «Zorba, el Griego»

En el momento de su estreno la película provocó un furor a nivel mundial. Si bien Anthony Quinn era una gran estrella con una enorme trayectoria previa -incluso había ganado dos premios Oscar- pero esta película sería la más famosa de toda su carrera. Antonio Rodolfo Quinn Oaxaca (algunas fuentes le agregan un Manuel adelante) había nacido en Chihuahua, México, en 1915. Sin embargo Quinn quedaría asociado a la cultura griega para siempre. Luego del éxito de Zorba el actor siguió interpretando griegos. En 1978 protagonizó El magnate griego, donde hizo el papel de un millonario inspirado en Aristóteles Onassis. Y en 1988 participó en Onassis: el hombre más rico del mundo en el rol de Sócrates Onassis, el padre de Aristóteles. No hubo otra estrella de Hollywood o el mundo que quedara más pegada a la imagen de Grecia en el cine que este actor mexicano.

Pero a no pensar que Grecia puede ofenderse por este mexicano convertido en el griego más famoso. El baile, una mezcla de estilos, se convirtió en un emblema de ese país y los turistas del mundo buscan emularlo, incluso hoy en día. Ha sido citado en infinidad de películas, programas de televisión y aun en el siglo XXI se siguió llevando la historia al teatro, incluso en Argentina, donde la película fue un éxito en su momento, así como también la obra de teatro, que en el 2003 interpretó Raúl Lavié.

Zorba, el griego es otra prueba de la fuerza de una película y de un buen actor. El cine consigue que un film lleno de elementos trágicos termine con un baile que supera incluso la fama del largometraje. No hay duda de que la mayoría de la gente que baila el Sirtaki no hay visto la película, lo único que tal vez conozcan es su escena final. Sin este carismático actor y sin la música que acompaña al baile, tal vez no hubiera pasado. Zorba, el griego lo hizo posible.

Zorba el Griego
«Zorba, el Griego»

Trágica y angustiante, la historia es demoledora. Las dos actrices, Irene Papas y Lila Kedrova, tuvieron su momento de mayor fama también en este film, donde cada una tiene su espacio de lucimiento en las escenas finales. La intensidad de la película se desata poco a poco en un cuádruple clímax nada clásico. Pero en mitad de la película Zorba, cuyo nombre significa “aquel que vive cada día”, le había contado a Basil su mirada de la existencia y el significado del baile. Es el anuncio del famoso final. Ambos hombres bailan el Sirtaki, la danza creada por Giorgos Provias para la película. La música de Mikis Theodorakis fue el toque maestro final. Solo un par de minutos que volvieron a la película inmortal.

La película está disponible en QubitTV.

SEGUÍ LEYENDO

El pibe de Charles Chaplin, una película marcada por las grandes tragedias en la vida del realizador

“Bárbara”, el extraño musical con Raffaella Carrá y Jorge Martínez hecho en Argentina en 1980