La historia de cómo Ronald Reagan se despidió del cine interpretando a un gran villano

0
36

Ronald Reagan forma parte de la historia contemporánea por su carrera como político. Fue gobernador de California entre 1967 y 1975 y, como todos saben, presidente de los Estados Unidos entre 1981 y 1989. Fuera de su país, se lo conoce solo por ese aspecto de su vida y no tanto por su extenso trabajo como actor. En la película Volver al futuro cuando Marty McFly le quiere explicar a un joven Dr. Brown de 1955 que ha venido del futuro, Brown le replica: “Dime chico del futuro, quien es el presidente de los Estados Unidos en 1985?” Marty le dice que Ronald Reagan y el Doctor le contesta: “¿Ronald Reagan, el actor? ¿Y quién es el vicepresidente, Jerry Lewis?”. Eso da una idea de la trayectoria que hizo este intérprete a lo largo de sus décadas y como, aunque parezca mentira, su carrera política opacó por completo a su trabajo actoral.

Reagan empezó a trabajar de muy joven y ya tenía varios títulos interesantes en su haber en la década del 30. Antes del cine hizo varios trabajos en radio también. Compartió cartel con grandes estrellas y trabajó con algunos de los directores más importantes. Fue famoso, pero no llegó a ser una estrella de primera línea. Nunca estuvo entre los mejores de todos ni fue de los más populares en comparación. Sí fue exitoso y sí fue prolífico. En paralelo a su trabajo como actor tuvo un desempeño político en el mundo de Hollywood. Fue durante varios años presidente del sindicato de actores y tuvo un rol activo durante los años Comité de Actividades Antiestadounidenses. Su primera esposa, Jane Wyman, pidió el divorcio porque sentía que la carrera política de Reagan los alejaba. El futuro presidente se volvería a casar en 1952. Con su segunda esposa, Nancy Reagan, estarían hasta la muerte de él en el año 2004.

A comienzos de la década del 60 Reagan ya siente que su futuro está en la política, obviamente dentro del partido republicano, y decide alejarse del cine. Cuando está a punto de retirarse le ofrecen un último papel en una adaptación del texto de Ernest Hemingway, The Killers. El rol que le ofrecían era el de Jack Browning, el jefe de una banda de ladrones. No solo tenía que interpretar a un delincuente, también se trataba de un villano particularmente violento y traicionero. Ronald Reagan dudaba de aceptar el papel porque sentía que podía dañar su imagen hacia el futuro. Pero la historia era buena y ya había sido llevada al cine en 1946 con gran éxito. El director de la película, Don Siegel, el mismo que más tarde haría Harry el sucio y Alcatraz, entre otros clásicos protagonizados por Clint Eastwood, lo convenció de que hiciera un último papel. Siegel era un gran director con una enorme carrera en Hollywood, todos lo conocían y respetaban. Reagan finalmente aceptó.

La historia de la película es la de dos asesinos a sueldo que cuando van a matar a una de sus víctimas se encuentran con una sorpresa: No intenta huir ni defenderse, simplemente se deja matar. Estos dos criminales, interpretados por Lee Marvin y Clu Gulager, deciden averiguar el motivo por el cual su víctima, interpretada por John Cassavetes, se entregó así a la muerte. Estos criminales se parecen mucho a los asesinos de Pulp Fiction (1994) de Quentin Tarantino, declarado fan de The Killers. A estos tres actores que comparten elenco con Reagan hay que sumarle a Angie Dickinson, la protagonista femenina de la historia y a Claude Atkins. Dickinson y Atkins tienen una gran carrera en cine, pero se harían más famosos en televisión por interpretar ella a la protagonista de Mujer policía y él nada menos que al Sheriff Lobo. Cassavetes se convertiría en el más importante de los directores del cine independiente norteamericano y Lee Marvin ya era una leyenda y aun le quedaban clásicos como Los 12 del patíbulo por delante. A Clu Gulager se lo vio por última vez en Había una vez… en Hollywood, de Quentin Tarantino. Como se puede observar, Ronald Reagan se despidió a lo grande.

película Reagan
Ronald Reagan en «The Killers»

Los asesinos es, a pesar de todo, un film de bajo presupuesto imaginado para televisión, pero su violencia extrema lo disparó directamente al cine. El elenco es un lujo y Ronald Reagan no vio afectado en lo más mínimo su futuro político. Dentro del mundo de la cinefilia está considerada como una de las mejores películas de Don Siegel, lo que equivale a considerarla entre los grandes títulos del género policial. Planificado o no, Ronald Reagan no podría haber tenido mejor final para su carrera actoral que este.

Disponible en QubitTV.

SEGUÍ LEYENDO

“Hollywoodland”: la historia del primer Superman de la televisión y su trágico final

Zorba, el griego: el personaje más famoso que Grecia tuvo en el cine lo interpretó un mexicano