Cecilia Peckaitis: fue presentadora de MTV en los 2000, casi se convierte en chica Bond y filmó la primera serie grabada en absoluto lockdown

0
13
Cecilia Peckaitis - Victoria
Cecilia Peckaitis. Ayer, VJ y modelo. Hoy, protagonista de Victoria

Cecilia Peckaitis fue uno de esos rostros que representaron una época donde los videos de música, con ausencia del acceso a Internet, eran la estrella de la TV. La joven recorrió el mundo de la publicidad y las presiones de la figura perfecta, además de ciertos abusos de poder por parte de quienes manejaban las campañas, pero fue por más. Así, fue presentadora y VJ de MTV y, luego, siguió su sueño de convertirse en actriz.

En ese camino se instaló en Los Ángeles y llegó a audicionar para una película de James Bond -papel que luego hizo Eva Green-. Pero su destino estaba en la Argentina, donde conoció el verdadero amor junto a Leo Damario, director de Victoria, y juntos idearon esta serie que se grabó en absoluta cuarentena. La ficción se puede ver en la plataforma de Amazon Prime Video y cuenta la historia de una superheroína, inspirada en los cómics de Aeon Flux, Jessica Jones o Tank Girl. En comunicación con Teleshow, Cecilia aborda su pasado, la filmación de este nuevo trabajo y la posibilidad de una segunda temporada.

—¿Cómo fue la experiencia de grabar en lockdown?

—La serie se hizo en el momento más difícil, cuando no se estaba haciendo nada. Leo ya venía pensando la idea de filmar la historia que tenga que ver con una heroína femenina y así llegamos a Victoria. Él tenía una cámara muy buena en casa y, de a poquito, fuimos filmando ideas que íbamos teniendo y se fue armando un teaser. Ese teaser se lo mostró a la productora y se fueron enganchando también del proyecto los actores. Nora Mazzitelli hizo el guión ya pensando en cómo Leo lo iba a filmar. Y filmó a todos actores por separado, no teníamos interacción entre nosotros para tener los cuidados. De hecho, el equipo era mínimo para que se pudiera respetar el protocolo y realizar las escenas. Toda la sincronía que se ve en la serie, se realizó en la prost-producción.

—¿Cómo lograron ese elenco coral con tantas figuras?

—Muchos de los actores que están en Victoria ya habían hecho alguna cosa con Leo, lo conocían de antes y estaban en tratativas para otros proyectos que tiene él dando vueltas. Es más, en uno de los episodios, la pareja protagónica es Emilia Attias con Benjamín Vicuña, ellos van a ser los protagonistas de otra serie que está en preproducción y ya hace mucho que viene hablando con ellos por este proyecto, se conocen bastante. También con Rafa Spregelburd y con Fabi García Lago ya trabajó antes. La verdad es que la mayoría de los actores son muy cercanos a él y se entusiasmaron muchísimo con el proyecto.

Vos comenzaste siendo modelo, luego conductora y ahora actriz. ¿De qué manera se dio esa evolución?

—Mirá, yo estoy cumpliendo mis sueños ahora. Es verdad que trabajé mucho como conductora, como modelo también, pero siempre estudié teatro, siempre quise ser actriz, es como que el camino te va llevando por distintos lados, pero siempre fue mi primer deseo y lo estoy cumpliendo ahora. Le agradezco a Leo.

—En este deseo tuyo de ser actriz, ¿te habías presentado a un casting para ser una chica Bond?

—Sí, es verdad, yo cuando dejo de trabajar en MTV ya había estado haciendo muchas publicidades, era un momento que venían muchos directores de afuera a filmar acá en Argentina, y ellos me entusiasmaban mucho como para que vaya. Luego de estudiar teatro allá, me presenté a muchos castings y uno fue el de 007. Hice el casting para ser Chica Bond que al final no quedé. Otro de los castings que hice fue con la gente de un proyecto que después no salió que eran los productores de Lost que estaban armando una serie que se iba a llamar One, medio distópica, medio fin del mundo.

—¿Y entonces decidiste regresar?

—Sí. Atravesaba un momento que no estaba acompañada, nada acompañada en realidad. Y bueno, ya pensar en irme a vivir a otro país fue algo que no pude hacer, pero sí guardo buenos momentos.

Cecilia Peckaitis - Victoria
Cecilia Peckaitis protagoniza la serie filmada íntegramente en cuarentena

—¿Qué recuerdo tenés de tus épocas de modelo? ¿Sufriste presiones o algún tipo de cosificación?

—El otro día, cuando recordaba una de las primeras publicidades que realicé, me di cuenta cómo cambiaron los tiempos. En la prueba de vestuario estaba el creativo de la agencia de publicidad, no de la productora. Yo tuve que desfilar el vestuario sola con él. No pasó nada, pero no era una situación cómoda, era absolutamente incoherente. Hoy es impensada, no creo que nadie haga eso.

—¿Te pasó de tener que someterte a un tipo de modelo con tu cuerpo, con alcanzar la talla perfecta?

—Yo siempre fui bastante rebelde con ese tipo de cosas pero las sentía todo el tiempo, todo el tiempo. Te presionaban para ser más flaca de lo que se podía ser y eso al mismo tiempo me generaba problemas, porque había gente que sí quería que tuviera 5 kilos, 7 kilos menos. Yo me arriesgo a decir que casi ninguna mujer que trabaja en la industria de la moda no tenga algún tipo de desorden o que le afecta en algún lado porque es algo con lo que estás muy obsesionado. Te miden todo el tiempo, están pensando en cuánto medirás, si engordaste, o adelgazaste, es algo que está muy en foco. Y además es verdad que en estos 10 o últimos años, las modelos bajaron muchísimo las tallas.

Volviendo a la serie, ¿Vamos a tener la segunda temporada de Victoria?

—Está el deseo muy fuerte de hacer una segunda temporada ya en otro momento. Porque nosotros hicimos la temporada no en el momento de más casos, hicimos la serie en el momento de más encierro. La idea es hacer Victoria sin restricciones.

SEGUIR LEYENDO:

Las dos grandes ausencias de “Matrix 4”: por qué Laurence Fishburne y el Agente Smith no formarán parte del regreso del filme

Series, películas y hasta Hollywood: qué les espera a las principales figuras de “La Casa de Papel”

Lanzaron el tráiler de “The Matrix: Resurrections”: todo lo que se ve del regreso de Neo

“Antidisturbios”, la serie española que acorrala el poder policial