Las inmobiliarias chinas se desploman al contagiarse la angustia por Evergrande

0
23
Un hombre pasa por delante de una señal de tráfico de Prohibido el paso cerca de la sede del Grupo China Evergrande en Shenzhen, provincia de Guangdong, China 26 de septiembre de 2021. REUTERS/Aly Song
Un hombre pasa por delante de una señal de tráfico de Prohibido el paso cerca de la sede del Grupo China Evergrande en Shenzhen, provincia de Guangdong, China 26 de septiembre de 2021. REUTERS/Aly Song (ALY SONG/)

Por Andrew Galbraith y Vidya Ranganathan

SHANGHÁI, 8 oct (Reuters) – Los bonos y las acciones emitidos por las empresas inmobiliarias chinas caían el viernes, mientras los mercados nacionales regresaban de una semana de vacaciones con pocas pistas sobre la forma en que los reguladores se proponen contener el contagio de los problemas de deuda del Grupo China Evergrande, que se encuentra en apuros.

Evergrande, cuyas acciones permanecen suspendidas desde que el lunes solicitara la interrupción de su cotización a la espera de que se anuncie una importante operación, se enfrenta a uno de los mayores impagos del país, al tener que lidiar con más de 300.000 millones de dólares de deuda.

La empresa incumplió el mes pasado el pago de los cupones de dos tramos de bonos en dólares y se enfrenta a otros tres a principios de la semana que viene por un total de casi 150 millones de dólares. El posible colapso de uno de los mayores prestatarios de China ha desencadenado la preocupación por los riesgos de contagio al sector inmobiliario de la segunda economía del mundo, ya que sus homólogos cargados de deuda se ven afectados por las rebajas de calificación ante los inminentes impagos.

Esa incertidumbre afectó a los bonos emitidos por empresas inmobiliarias como Kaisa Group, Central China Real Estate y Greenland durante las vacaciones del Día Nacional de China.

El viernes, los bonos en el mercado nacional chino se sumaron a las ventas. La Bolsa de Shanghái suspendió la negociación de dos bonos emitidos por la promotora Fantasia Group China Co, y uno de ellos cayó más del 50%, después de que el accionista mayoritario, Fantasia Holdings Group, incumpliera el lunes el plazo de pago de una deuda de 206 millones de dólares en el mercado internacional.

En un comunicado emitido el jueves por la noche, Fantasia Group afirmó que sus operaciones eran normales y que mantenía un estrecho contacto con los inversores. También dijo que estaba «promoviendo activamente medidas de protección del servicio de la deuda».

Los bonos de Xiamen Yuzhou Grand Future Real Estate Development, China Aoyuan Group, Yango Group y Guangzhou R&F; Properties también caían el viernes.

La preocupación por el contagio de Evergrande también afectó a las cotizaciones de las acciones de la China continental, haciendo que un índice que sigue al sector inmobiliario bajara un 1,5% a mediodía, frente a una subida de más del 1% de las acciones de primera categoría.

En Hong Kong, el índice inmobiliario y de la construcción Hang Seng cayó un 0,59%, más que la caída del 0,21% del índice Hang Seng más amplio.

Bloomberg informó el jueves de que algunos tenedores de bonos en dólares fueron invitados por asesores a una convocatoria el viernes a las 0630 EST (1030 GMT) para discutir la estrategia y cómo ampliar el grupo.

Un grupo de tenedores de bonos seleccionó previamente al banco de inversión Moelis & Co y al bufete de abogados Kirkland & Ellis como asesores en una posible reestructuración de un tramo de bonos, según dijeron en septiembre dos fuentes familiarizadas con el asunto.

Los reguladores chinos no han hecho ningún comentario específico sobre Evergrande durante la semana de vacaciones del 1 de octubre, aunque el banco central instó el pasado miércoles a las instituciones financieras a cooperar con los departamentos pertinentes y los gobiernos locales para mantener el desarrollo «estable y saludable» del mercado inmobiliario y salvaguardar los intereses de los consumidores de viviendas.

En un comentario a última hora del jueves, el diario estatal Global Times dijo que la adhesión de las autoridades a los topes de deuda conocidos como las «tres líneas rojas» indicaba que «China tiene su propio conjunto de prioridades y mantiene el foco en desinflar la burbuja inmobiliaria y reducir los riesgos».

Los inversores han estado esperando noticias de la empresa después de que el lunes solicitara la suspensión de la cotización de sus acciones en Hong Kong a la espera de un anuncio sobre una importante operación. Evergrande Property Services Group, una unidad escindida que salió a bolsa el año pasado, también solicitó la suspensión y dijo que se refería a «una posible oferta general de acciones de la empresa».

Aunque una venta de activos aliviaría temporalmente las preocupaciones en torno a los flujos de caja de Evergrande, los analistas también consideran que el endeudamiento de Evergrande y de algunas otras empresas inmobiliarias chinas es demasiado grande como para resolverlo rápidamente.

Un índice de la deuda china de alto rendimiento, en el que predominan los emisores promotores, ha ido bajando a lo largo de la semana y el viernes por la mañana alcanzó su nivel más bajo en más de cinco años. Pronto podría ver los diferenciales más amplios de la historia.

(Información de Vidya Ranganathan, información adicional de Megan Davies en Nueva York; edición de Sam Holmes y Stephen Coates, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)