Hoy el mundo puede tomar ganancias, pero podría haber caída de bonos y acciones en la Argentina

0
6
REUTERS/Lucas Jackson
REUTERS/Lucas Jackson (Lucas Jackson/)

Después de una buena rueda del miércoles en los mercados de mundo, incluida la Argentina, los precios en el mercado overnight (trasnoche) estaban en baja.

La caída era lenta porque, por un lado, las Bolsas están traccionadas por las medidas de estímulo que lanzó Donald Trump, cuyo monto equivale a cuatro veces el tamaño de la economía argentina. Y por el otro, por la realidad de una actividad mundial que se encamina inevitablemente a la recesión.

La Argentina salió airosa porque la Bolsa subió nada menos que 10,25%, con un buen volumen de $803 millones y logrando que los dólares alternativos bajaran 5%. En el caso del dólar Bolsa, a $ 86,79, y de 4%, a $ 87,89, cuando se trató del dólar contado con liquidación. Sin embargo, el país está a merced de esos mercados.

Los bonos no cuentan en este movimiento porque, después de las decisiones del FMI, dependen más de la pandemia que de la economía. En el planeta se extendió una sensación de perdones sobre los deudores que afectó a los precios de los bonos locales en pesos y en dólares, al punto que el riesgo país cerró en 4.268 puntos básicos, casi igual que el día anterior que, pese al feriado local, operaron en el exterior.

Los operadores más trasnochados miraban las operaciones en las Bolsas de Oriente, que abren a las 21 de Occidente.

El Nikkei de Tokio era desalentador y caía casi 4%, mientras el Hang Seng de Hong Kong lo acompañaba con una baja de 1%. En cambio, las Bolsas chinas se debatían entre leves alzas y leves bajas, pero no era difícil prever que el cierre podría ser negativo. El Shenzhen estaba en verde en 0,07%, después de tocar 0,20%, y el A50 subía 0,18% después de rozar unos minutos antes el 0,50%

En Wall Street, las apuestas nocturnas a futuro presagiaban un retroceso de 0,74% para el Dow Jones y de 1,02% para el S&P 500. El Nasdaq perdía 0,68%, pero no eran números definitivos porque cambiaban del rojo al verde en minutos, aunque las mayores probabilidades la tenían los rojos.

Wall Street anunció el cierre temporal de su célebre piso de operaciones para operar solo de manera electrónica.
Wall Street anunció el cierre temporal de su célebre piso de operaciones para operar solo de manera electrónica. (YANN SCHREIBER/)

Las Bolsas europeas vivían la misma inestabilidad. El DAX alemán cedía 1,60%, mientras el FTSE de Londres caía 1,72%. El Euro Stoxx, que agrupa a los 50 papeles de mayor capitalización bursátil de Europa, perdía 1,76%.

Las materias primas no sobresalían por sus precios. El oro bajaba 0,27%, a USD 1.628 por onza troy. El petróleo WTI de Estados Unidos cedía 1,47%, a USD 24,14, y el Brent de Europa, que se toma como referencia en la Argentina, dejaba en el camino 0,66% y cotizaba a USD 27,21 por barril.

El gas natural, esencial para el proyecto de Vaca Muerta, no traía buenas noticias porque el precio descendía 1,50%. La soja, el otro precio importante para el país, estaba 0,40% abajo.

Con estos precios, no es difícil predecir que el mundo podría tomar ganancias y los índices terminar en terreno negativo. El petróleo, que marca el camino del futuro de la economía, era el más revelador de lo que será la actividad en el futuro más allá de los paliativos que se tomen.

Los inversores saben que el descubrimiento de la vacuna o el medicamento que contenga al COVID 19 es fundamental. Pero su inmediata aparición no detendrá la recesión a la que están condenadas las economías del planeta. No hay que olvidar que el mundo está sobreendeudado y esta pandemia es un toque de alerta. Además, los mercados, antes de que apareciera el fatídico virus, estaban en la cumbre de su actividad. Por eso, el descenso fue estrepitoso y se pareció más a una caída al precipicio que un retroceso lógico tras un recalentamiento de los índices de crecimiento.

Seguí leyendo

Dólar hoy: subió en los bancos, cayó el “liqui” y el “blue” permaneció en cuarentena

El Banco Mundial le dará USD 300 millones a la Argentina para planes de asistencia social