Corea del Norte, cada vez más misteriosa y hermética

0
11
El líder norcoreano Kim Jong-un, que desde hace mas de un año cerro completamente las fronteras físicas e informativas de su país. EFE/HOW HWEE YOUNG
El líder norcoreano Kim Jong-un, que desde hace mas de un año cerro completamente las fronteras físicas e informativas de su país. EFE/HOW HWEE YOUNG (EFEM0396/)

El líder norcoreano Kim Jong Un y el presidente Donald Trump estaban sentados enfrentados en una mesa circular de madera para tomarse una breve foto en su cumbre de 2019 en Vietnam cuando un periodista estadounidense le hizo una pregunta a Kim.

Para sorpresa del mundo, él respondió: la primera vez que Kim, el líder de la sociedad más cerrada del mundo, se comprometió con los medios de comunicación extranjeros.

En los dos años y medio transcurridos desde entonces, Corea del Norte ha vuelto a callar. Se ha vuelto tan opaca que el sorprendente intercambio de Kim en Hanoi parece inimaginable en el actual vacío informativo.

Corea del Norte cerró sus fronteras durante la pandemia, incluso a su principal socio comercial, China, una medida que, según el organismo de control de derechos humanos de la ONU, agravó la escasez de alimentos y suministros médicos. Pero la dura medida también ha provocado la pérdida de información de primera mano sobre el país que ayudó a los responsables políticos a conectar los puntos sobre las presiones internas y las tendencias que informan la política de Estados Unidos con respecto al régimen con armas nucleares.

El bloqueo ha provocado un éxodo de extranjeros -diplomáticos, cooperantes, enviados de negocios y otros- que podían verificar los informes de los medios de comunicación estatales sobre el país totalitario. Sus relatos ayudaron a los responsables políticos a tomar decisiones sobre cómo negociar y comprometerse con Corea del Norte para frenar sus crecientes ambiciones nucleares, y sobre cómo comprender mejor la dinámica que guía los cálculos políticos del líder totalitario.

Intentar formular opciones políticas sólidas sin oportunidades de compromiso directo es como tropezar en la oscuridad”, dijo Suzanne DiMaggio, miembro principal de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional y experta en negociaciones diplomáticas.

En el caso de Corea del Norte, donde hemos tenido una larga historia de interacciones en primera persona muy limitadas, es especialmente arriesgado”, añadió. “Los conocimientos obtenidos a través de las conversaciones cara a cara, especialmente cuando se mantienen en el tiempo, son difíciles de superar”.

Paranoia Pandémica

Corea del Norte se toma la pandemia muy en serio, hasta casi la paranoia, según los analistas.

Pyongyang es tan estricto en el cumplimiento de sus fronteras que ha ordenado disparar a cualquier intruso -incluso a los animales- sin previo aviso, según un decreto de octubre de 2020 obtenido por NK News, un medio que sigue los asuntos norcoreanos. El mes anterior, Corea del Norte mató a tiros a un funcionario surcoreano que desapareció de un barco pesquero, rociando después el cuerpo del hombre con aceite y prendiéndolo fuego en una aparente medida anti coronavirus, según dijeron los militares surcoreanos.

Personas vestidas con trajes naranjas contra materiales peligrosos desfilan durante el desfile militar celebrado con motivo del 73 aniversario de la fundación de Corea del Norte en la Plaza Kim Il Sung de Pyongyang, el 9 de septiembre de 2021. KCNA vía Reuters.
Personas vestidas con trajes naranjas contra materiales peligrosos desfilan durante el desfile militar celebrado con motivo del 73 aniversario de la fundación de Corea del Norte en la Plaza Kim Il Sung de Pyongyang, el 9 de septiembre de 2021. KCNA vía Reuters. (KCNA/)

En un desfile militar transmitido el jueves, el primero del mandato del presidente Joe Biden, desfilaron filas de personas vestidas de pies a cabeza con equipos de protección naranja contra el coronavirus. Las fotos de los medios de comunicación estatales ofrecieron uno de los pocos atisbos que los analistas pueden analizar para obtener información y pistas sobre la vida bajo el régimen.

“Son un país oscuro, pero estos días son más oscuros”, dijo Kim Joon-hyung, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Handong de Corea del Sur y ex asesor de política exterior del presidente Moon Jae-in.

Este asunto del Covid, sumado a las sanciones, les da mucho miedo”, dijo Kim. “Es una amenaza existencial, creo, para ellos”.

A Corea del Norte se le suele llamar “reino ermitaño”, pero hasta hace poco había entrado y salido más información del país de lo que ese apelativo sugiere.

Algunos periodistas occidentales viajaron allí para escribir artículos, y Associated Press tenía una oficina en Pyongyang, pero la mayoría de los periodistas extranjeros se han quedado fuera de Corea del Norte recientemente.

Sue Mi Terry, investigadora principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington, y antigua analista de la CIA sobre Asia Oriental, dijo que esos detalles pueden incluir: ¿Cuál es la gravedad de la escasez de alimentos? ¿Está mejorando o empeorando la vida? ¿Hay señales de descontento?

Es un estado policial en el que nadie critica abiertamente al líder supremo, pero los observadores expertos pueden captar pistas sutiles sobre el sentimiento popular. Eso se ha perdido ahora”, dijo Terry. “Eso hace aún más difícil tomar decisiones políticas informadas sobre Corea del Norte”.

Falta de contacto

Aunque el enviado especial de Biden a Corea del Norte ha dicho que se reuniría “en cualquier lugar y en cualquier momento” con sus homólogos norcoreanos para poner en marcha las estancadas conversaciones nucleares, la administración ha distanciado aún más al Norte al renovar la prohibición de viajar a Corea del Norte y realizar ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur, dijo Frank Aum, experto principal en el noreste de Asia en el Instituto de la Paz de EE.UU. y ex funcionario del Pentágono.

El mayor obstáculo ahora mismo para obtener el tipo de información que necesitamos para la elaboración de políticas es la falta de contacto con Corea del Norte”, dijo Aum.

Varios soldados izan la bandera de Corea del Norte durante la parada militar celebrada con motivo del 73 aniversario de la fundación de la república en la Plaza Kim Il Sung de Pyongyang, el 9 de septiembre de 2021. KCNA vía Reuters.
Varios soldados izan la bandera de Corea del Norte durante la parada militar celebrada con motivo del 73 aniversario de la fundación de la república en la Plaza Kim Il Sung de Pyongyang, el 9 de septiembre de 2021. KCNA vía Reuters. (KCNA/)

La mayoría de los países occidentales retiraron a su personal diplomático a principios de 2020 debido a la escasez de alimentos y medicinas. El personal diplomático de un puñado de otros países permanece, incluyendo Rusia, China, Siria y Cuba.

Incluso el número de desertores ha caído en picado. Sólo dos norcoreanos llegaron al Sur en el segundo trimestre de 2021, el menor recuento trimestral en al menos 18 años, lo que limita aún más los recientes relatos en primera persona sobre la vida allí.

Y la represión del uso ilegal de teléfonos móviles ha creado barreras incluso para los contactos que durante mucho tiempo han eludido los controles estatales, dijo Robert Lauler, editor de inglés en el Daily NK, un servicio de noticias con sede en Seúl con informantes dentro de Corea del Norte.

Las fuentes en Corea del Norte tienen que poder hacer llamadas telefónicas o conectarse a las redes en determinados momentos, y creo que eso se ha vuelto probablemente mucho más difícil porque tienen que estar más vigilantes que quizás en el pasado”, dijo Lauler.

La falta de información preocupa cada vez más a los analistas y a los grupos humanitarios, ya que se produce en un momento en el que, según Naciones Unidas, los norcoreanos de a pie sufren una grave escasez de alimentos. A principios de este mes, el líder norcoreano Kim pidió que se hicieran esfuerzos para evitar más daños económicos por desastres naturales o brotes de coronavirus, según informaron los medios estatales.

Mi gran preocupación es que, en primer lugar, el aparato de seguridad del Estado norcoreano pueda llegar a la conclusión de que este es un entorno mucho mejor, y recomiende a los dirigentes que reduzcan seriamente la participación internacional, lo que repercutirá en la información que podamos obtener”, dijo Chad O’Carroll, fundador de NK News.

Según los analistas, había indicios de que Kim se estaba retirando del mundo exterior incluso antes de que se produjera la pandemia. Algunos señalan como punto de inflexión la ruptura de las negociaciones en la cumbre de Hanoi de febrero de 2019, cuando Trump y Kim no llegaron a un acuerdo.

Desde finales de 2019, las declaraciones de los medios de comunicación estatales sobre la autosuficiencia comenzaron a aumentar y los comentarios detallados sobre los asuntos exteriores se volvieron infrecuentes, según los analistas. Las declaraciones sobre asuntos exteriores solían dar una idea de lo que los dirigentes consideraban los acontecimientos más importantes en todo el mundo.

También preocupa la falta de información que llega al país, sobre todo para los ciudadanos de a pie, que son los más privados de ella.

Muchos desertores no pueden ponerse en contacto con sus familias ni enviar remesas, afectados por la represión a los intermediarios que organizaban esos contactos.

Las personas que estaban más en contacto [con sus familias en Corea del Norte], no saben qué está pasando con su familia”, dijo Sokeel Park, director en Corea del Sur de la organización no gubernamental Liberty in North Korea, que ayuda a los norcoreanos a reasentarse en el Sur.

Park dijo que teme que las condiciones no mejoren pronto. “Esto podría ser una nueva normalidad”, dijo. “Ya estaban muy aislados, y era difícil imaginar que lo estuvieran más. Pero lo han conseguido”.

(C) The Washington Post.-

SEGUIR LEYENDO:

Corea del Norte realizó un austero desfile militar para conmemorar el aniversario de su fundación

Kim Jong-un habló luego de rechazar la donación de más de 3 millones de vacunas contra el COVID-19: “Combatiremos la pandemia a nuestro estilo”