Ciencia.-El olfato ayuda a los colibríes a evitar el peligro

0
13
07-09-2021 Colibrí y abeja compartiendo flores. POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA DAVID RANKIN/UCR
07-09-2021 Colibrí y abeja compartiendo flores. POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA DAVID RANKIN/UCR (DAVID RANKIN/UCR/)

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Un activo sentido del olfato permite a los diminutos colibríes detectar el peligro con antelación suficiente como para evitarlo, según un estudio de la Universidad de California Riverside (UCR).

Se sabe que los buitres tienen un sentido del olfato muy sensible, y algunas especies se comparan con «sabuesos del aire». Esto se debe en parte a sus grandes bulbos olfativos, tejido en el cerebro que controla el olfato.

Sin embargo, los bulbos olfativos de los colibríes son, como el resto de sus cuerpos, extremadamente pequeños. Estudios anteriores no pudieron demostrar que los colibríes mostraran preferencia por el olor de las flores que contienen néctar. Además, las flores polinizadas por aves generalmente no tienen olores fuertes, a diferencia de las polinizadas por insectos. Por estas razones, los científicos no creían anteriormente que las aves tuvieran la capacidad de oler cosas.

Los científicos de la UCR han demostrado por primera vez que los colibríes no solo pueden oler insectos, sino que el olor puede ayudarlos a mantenerse fuera de peligro mientras buscan néctar para comer. En la revista Behavioral Ecology and Sociobiology se ha publicado un artículo que describe sus experimentos.

«Esto es bastante emocionante, ya que es la primera demostración clara de colibríes que utilizan su sentido del olfato solo para tomar decisiones de alimentación y evitar el contacto con insectos potencialmente peligrosos en una flor o comedero», dijo en un comunicado Erin Wilson Rankin, profesora asociada de entomología y co-autor del estudio.

Para sus experimentos, los investigadores permitieron que más de 100 colibríes eligieran entre dos comederos, ya sea agua azucarada sola o agua azucarada más uno de varios químicos cuyo olor indicaba la presencia de un insecto. No hubo diferencias visuales entre los dos alimentadores ofrecidos en cada uno de los experimentos.

Las pruebas incluyeron el aroma depositado en las flores por las abejas europeas, un químico de atracción secretado por las hormigas argentinas, y el ácido fórmico, un compuesto defensivo producido por algunas hormigas fórmica que se sabe que daña tanto a las aves como a los mamíferos.

«Si un ave tiene la piel expuesta en las patas, el ácido fórmico puede doler y si le entra en los ojos, no es agradable», dijo Rankin. «También es extremadamente volátil».

Los colibríes evitaron los dos productos químicos derivados de las hormigas, especialmente el ácido fórmico. Sin embargo, no tuvieron ninguna reacción al olor de la abeja, que se sabe que disuade a otras abejas de visitar las flores.

Para asegurarse de que las aves reaccionaban a la sustancia química en sí, y no simplemente al miedo a los nuevos olores, los investigadores realizaron una prueba adicional con butirato de etilo, un aditivo común en la alimentación humana.

«Huele a goma de mascar Juicy Fruit, que no es un olor conocido en la naturaleza», dijo Rankin. «No lo disfrutaron. Sin embargo, a los pájaros no les importó y no hicieron todo lo posible por evitarlo».

Rankin dijo que el estudio plantea nuevas preguntas sobre la importancia subestimada que juega el olfato en las decisiones de alimentación de las aves y, específicamente, en la alimentación de los colibríes.