El gobierno porteño se diferencia: continuará hisopando a todos los casos sospechosos de coronavirus

0
21
Fernan Quiros
Fernán Quirós, ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires (Maximiliano Luna)

El Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires no utilizará la nueva facultad habilitada a partir de este jueves por el gobierno nacional para diagnosticar casos positivos de coronavirus a través de la observación clínica/epidemiológica.

Nosotros vamos a seguir igual que hasta ahora, no vamos a utilizar la ampliación de la metodología para detectar casos positivos de COVID-19 porque consideramos importante saber quiénes tienen fehacientemente el virus”, explicaron fuentes oficiales a Infobae.

Esto significa que todas las personas que configuren un caso sospechoso de coronavirus serán sometidas al hisopado y no se registrarán en el sistema nacional como pacientes contagiados hasta que los análisis de laboratorio así lo confirmen.

La decisión no se basa solo en elementos sanitarios. El gobierno porteño ofrece habitaciones de hoteles a los enfermos leves que no tienen un lugar donde cumplir con el aislamiento. De aplicar el nuevo criterio, temen llenar esos hospedajes rápidamente con personas que si bien han manifestado algún síntoma, no cuentan con evidencia científica que corrobore que portan el virus.

Mañana, en su habitual reporte de los viernes, se prevé que el ministro Fernán Quirós sea consultado sobre el tema. Probablemente no será el único tema que acapare la atención de la conferencia de prensa. El presidente Alberto Fernández arremetió ayer contra la administración de Horacio Rodríguez Larreta porque hay afiliados del PAMI que deben ser trasladados a la provincia de Buenos Aires.

La Ciudad elaboró la semana pasada una respuesta para esta polémica, cuando Luana Volnovich y Axel Kicillof plantearon el tema en público en medio de una ofensiva política sobre Juntos Por el Cambio: dice que es un problema exclusivo del PAMI que elige dónde internar a sus afiliados y recordaron que muchos vecinos bonaerenses vienen a diario a atenderse a los hospitales de la Capital Federal.

Estas interferencias entre el gobierno nacional, la provincia de Buenos Aires y la administración porteña surgen como antesala de un debate más profundo que se dará la semana que viene. En virtud de una curva estable de casos positivos y de un descenso continuo en la cantidad de muertes por coronavirus, Rodríguez Larreta planea “divorciarse” de Kicillof y avanzar hacia una mayor apertura en la fase de la cuarentena que comenzará el 17 de agosto.

Positivos sin hisopados

El Ministerio de Salud definió este jueves un cambio importante en el diagnóstico de pacientes con coronavirus. La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, y el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, informaron que facultaron a las provincias a confirmar casos positivos sin la realización de un hisopado.

En un principio, esta posibilidad estará destinada exclusivamente a los convivientes de casos confirmados por laboratorio que tengan síntomas, residan en áreas de transmisión comunitaria y no reúnan criterios de internación. Sin embargo, la definición es dinámica y podría sufrir modificaciones en virtud de las necesidades sanitarias de las provincias.

Los mayores de 60 años, personas con factores de riesgo, embarazadas, personal de salud, residentes y trabajadores de instituciones cerradas (geriátricos, por ejemplo) seguirán requiriendo un testeo PCR para confirmar que contrajeron la enfermedad. También serán sometidos a análisis de laboratorio los fallecidos sin causa conocida.

La Ciudad de Buenos Aires es una de las zonas de transmisión comunitaria pero por ahora seguirá testeando a todos los sospechosos.